Social Network

Email: info@perros-gatos.com
Email: info@perros-gatos.com

Enfermedades de los perros: El moquillo

El distemper es el virus culpable de esta enfermedad canina. El moquillo, similar al sarampión humano, es muy peligroso, pero resulta especialmente delicado en cachorros. Además tiene el lastre de no tener cura eficaz.

El principal riego de esta enfermedad es su extendido y fácil contagio (por todo el mundo), y su rápida propagación por el todo el cuerpo: el moquillo se contrae por el aire, en el que además permanece largos periodos de tiempo, e infecta el organismo canino en tan solo dos días, manifestándose en torno a las dos semanas.

La firbre canina
El moquillo es una enfermedad fácil de detectar, ya que sus síntomas son claros y tu perro no los podrá disimular. De primeras le subirá la temperatura corporal, a lo que se le van unido un incesante moqueo, tos intermitente, problemas estomacales o vómitos. Sí, has acertado: es como una gripe grave, que podría serlo, por lo que sí o sí ve preparándote para llevarlo al veterinario. Pero lo característico de esta enfermedad es el color verdoso y amarillento de los mocos, además de, como se ha dicho, es prácticamente mortal –similar a la Peritonitis Infecciosa Felina (PIF) que afecta a los gatos-.

Todavía se está investigando una cura eficaz contra el moquillo, pero aún no hay remedio 100% seguro. Las diferentes razas llevan mejor o peor esta enfermedad, lo que no ayuda a encontrar un patrón común para erradicarlo. Esto hace, a su vez, que los tratamientos varíen según la gravedad de la enfermedad. Como si de un bucle se tratara.

Así pues, la mejor cura es la prevención. Debes fortalecer el sistema inmunológico de tu cánido desde que es un cachorro. Contacta con tu veterinario y pídele consejo, además de comenzar con un periodo de vacunación que comienza en torno al mes y medio de vida del perro. Pero ni siquiera vacunar al perro garantiza protección absoluta contra el moquillo. Esperemos al avance de la ciencia.

DÉJANOS UN COMENTARIO