Social Network

Email: info@perros-gatos.com
Email: info@perros-gatos.com

Enfermedades perros: Cardiomiopatía hipertrófica en perros

La cardiomiopatía hipertrófica es una enfermedad cardiaca rara en perros. Ocurre cuando las paredes musculares del corazón sufren un engrosamiento y aumentan su rigidez.

Como consecuencia, la circulación sanguínea se ve disminuida, ya que el corazón no puede bombear suficiente sangre durante la sístole y tampoco recibe suficiente sangre durante la diástole.

Esta cardiomiopatía suele conducir a la insuficiencia cardiaca congestiva.

Síntomas

La mayoría de los perros que padecen cardiomiopatía hipertrófica no presentan síntomas. Sin embargo, cuando presentan síntomas, éstos son:

  • Agitación exagerada y respiración acelerada.
  • Dificultad para respirar.
  • Jadeo frecuente.
  • Soplo del corazón.
  • Arritmia.
  • Edema pulmonar.
  • Debilidad, letargo y falta de apetito.
  • Intolerancia al ejercicio.
  • Vómitos.
  • Desmayos al hacer ejercicio intenso.
  • Muerte súbita.

Causas y factores de riesgo

No se conocen las causas de la cardiomiopatía hipertrófica en los perros. Sin embargo, se piensa que puede tener causas genéticas debido a que esto es así en humanos y en gatos.

Los perros machos jóvenes y cachorros son más propensos a sufrir esta cardiomiopatía. La enfermedad también se ha reportado con más frecuencia en las siguientes razas: Boston terrier, dálmata, pastor alemán, pointer y rottweiler. Sin embargo, hay que aclarar que no se trata de una alta incidencia, ya que esta enfermedad es rara en perros.

Diagnóstico

El diagnóstico de la cardiomiopatía hipertrófica canina es difícil porque con frecuencia no existen síntomas y porque cuando existen son muy parecidos a los de otras enfermedades del corazón. Los exámenes iniciales son la auscultación y el examen físico. Luego pueden hacerse electrocardiogramas, radiografías o ecocardiogramas, según lo determine el veterinario.

Las radiografías pueden mostrar la presencia de edema pulmonar y el agrandamiento del ventrículo en algunos casos, pero en muchos casos no proporcionan información de utilidad. De manera similar, los electrocardiogramas son útiles para detectar arritmias, pero no todos los perros con cardiomiopatías hipertróficas presentan arritmias.

El único examen confiable para diagnosticar esta enfermedad es la ecocardiografía, o ecografía del corazón. Lastimosamente no está disponible en todos los centros veterinarios, por lo que muchas veces el diagnóstico se hace descartando otras afecciones similares.

Tratamiento

El tratamiento para los perros que no presentan síntomas consiste en restringir el ejercicio y mantener una dieta baja en sodio. Generalmente estos perros no necesitan mayor tratamiento, aunque sí es necesario hacerles chequeos veterinarios periódicos para ir controlando la enfermedad.

Los perros que ya tienen síntomas están en una etapa más avanzada de la enfermedad y, además de los cuidados mencionados, pueden requerir de diferentes medicamentos para su tratamiento. Generalmente se emplean diuréticos para reducir la acumulación de líquidos, medicamentos para regular las contracciones cardíacas en los perros que tienen arritmias y vasodilatadores. Los medicamentos a emplear, así como las dosis, dependen de cada caso y solamente deben ser recetados por el veterinario.

El pronóstico es bueno para los perros que no presentan síntomas. Sin embargo, el pronóstico de los perros sintomáticos depende de qué tan avanzada esté la enfermedad. Para estos últimos muchas veces el pronóstico es desfavorable.

Prevención

No existe forma de prevenir la cardiomiopatía hipertrófica en perros, ya que se desconoce su causa. Evitar que los perros enfermos y sus parientes sean usados como reproductores podría ayudar en caso de que existan causas genéticas, pero todavía no se sabe esto.

DÉJANOS UN COMENTARIO