Social Network

Email: info@perros-gatos.com
Email: info@perros-gatos.com

Raza de perro: El Bodeguero Andaluz

bodeguero andaluz

Características generales del Bodeguero Andaluz:

Perro intranquilo de mirada nerviosa e inteligente, está siempre a la expectativa ante cualquier ruido o movimiento. Tiene una gran capacidad de adaptación a cualquier ambiente donde su amo viva, tanto campo como ciudad. En cuanto a los niños, podemos decir que en este perro serían su segunda afición. Con proporciones alargadas, se acentúan más en las hembras que los machos.

Color del Bodeguero Andaluz:

El color de esta raza de perro es blanco con manchas negras en la cabeza e inicio del cuello.

Pelo del Bodeguero Andaluz:

El pelo del Bodeguero andaluz es corto y suave.

Cabeza del Bodeguero Andaluz:

La cabeza del Bodeguro Andaluz es de forma triangular, con un stop ligero y poco pronunciado. Este perro es de ojos pequeños y alegres. Orejas de implantación alta con caída hacia delante. Trufa redonda y de tamaño mediano.

Cuello del Bodeguero Andaluz:

El cuello del Bodeguero Andaluz es largo, también tiene una gran musculatura en la parte cervical y alrededores y carece de papada, por lo que es un perro que no tiene grasa en la zona del cuello.

Cuerpo del Bodeguero Andaluz:

El Bodeguero andaluz tiene un cuerpo corto y fuerte. Esta raza de perro tiene un ligero arqueo en las costillas.

Extremidades anteriores del Bodeguero Andaluz:

Las extremidades anteriores del Bodeguero Andaluz son de desarrollo medio y de porte atlético.

Extremidades posteriores del Bodeguero Andaluz:

Las extremidades posteriores de esta raza son muy fuertes y musculosas, por lo que en general lo hace un perro rápido y ágil.

Cola Bodeguero Andaluz:

El Bodeguero Andaluz tiene una cola con implantación alta y perpendicular al lomo.

História del Bodeguero Andaluz:

A finales del siglo XVII, principios del XIX, los comerciantes de vino ingleses se asentaron el la zona de Cádiz (Sanlúcar de Barrameda, Puerto de Sta. María, Jerez de la Frontera, Conil de la Frontera…) y trajeron consigo a sus graciosos perros de raza terrier en su mayoría, que se fueron cruzando con los de la zona, resultando, con el paso del tiempo, perros muy dotados para cazar ratones y otros animales de pequeña envergadura tan comunes en las bodegas y graneros de los cortijos andaluces. Debemos a Bartolomé Benítez Pérez-Luna, la presentación en 1993, de los estatutos de la asociación de criadores ante el ministerio del interior. Gracias a esto, nacerá el Club Nacional de Perro Ratonero Andaluz. Con el inestimable apoyo y colaboración de la facultad de veterinaria de Córdoba, se redactaría el primer estándar oficial de la raza en 1997. Pero no hubo un reconocimiento de esta raza por la Real Sociedad Canina de España hasta el año 2000. La raza no está reconocida por la FCI ni por ningún organismo similar de carácter internacional.