Social Network

Email: info@perros-gatos.com
Email: info@perros-gatos.com

Enfermedades de perros: Albinismo en perros

El albinismo en perros es una condición congénita y hereditaria que causa una disminución de la pigmentación. Generalmente se la asocia con perros blancos, pero la gran mayoría de los perros blancos no son albinos.

Puesto que el albinismo puede ocurrir junto con muchos problemas de salud asociados, vale la pena que comprendas mejor este tema si tienes un perro albino o si piensas adoptar o adquirir uno.

También vale la pena que conozcas el tema si piensas criar perros, para comprender y reducir los riesgos de tener cachorros con albinismo.

Y si tienes un perro blanco, ten en cuenta que el color del pelo no es suficiente para pensar que tiene albinismo.

Estos perros albinos son excelentes mascotas y requieren de los mismos mimos que cualquier otro animal de compañía con el que convivimos. Pero también debemos tener muy presente que necesitan cuidados especiales y particulares y es conveniente conocerlos antes de decidirnos a tenerlo entre nosotros.

En realidad, un perro albino es un animal con problemas de salud. Lo que sí aconsejan los expertos hacer nada más comprarlo o adoptarlo de cachorro es esterilizarlo. Puede que se convierta en el mejor amigo que hayamos tenido jamás y se merecerá, cómo no, todo el amor que podamos ofrecerle, pero evitaremos la suma de perros con esta condición que, sin ser de muerte segura, puede hacer muy difícil su supervivencia.

La visión y la piel, lo más sensible

La falta de pigmentación de los perros albinos provoca que la piel y la visión sean los aspectos más comprometidos para su salud. La parte pigmentada de la retina está menos desarrollada y el iris despigmentado permite que pase más luz de la que debería. Además, de estos dos problemas, los perros albinos suelen presentar también estrabismo y nistagmo (movimientos rápidos e involuntario de los ojos) Asimismo, suelen tener fotofobia. Evitan lugares muy iluminados porque la sobreestimulación que reciben es muy agresiva.

En cuanto a la piel, es mucho más sensible a la radiación solar. Por eso las quemaduras, los tumores y el cáncer de piel pueden convertirse en peligrosos enemigos de estos perros.

Por otro lado, existe también una relación entre albinismo y sordera. Es por ello que muchos perros albinos también son sordos. No es una relación muy frecuente, ya que no todos lo son. Pero es conveniente realizarle un análisis auditivo para descartarlo.

Así como otros mamíferos albinos desarrollan más problemas adicionales (sistemas inmunes deprimidos, fallos renales o hepáticos, anemias o desórdenes neurológicos), ninguna de estas se ha correlacionado con el albinismo en los perros, aunque es bueno estar más pendiente de los habitual con ellos.

Otra cuestión a tener en cuenta es que las deficiencias de visión o auditivas que pueda presentar el perro albino pueden causarle respuestas exageras que otros de su misma especie perciban como amenazas. Por eso, a veces ocurre que los canes albinos se muestras muy tímidos o, por contra, muy agresivos. Por eso pueden morder, y debemos tenerlo en cuenta.

Tratamientos para los perros albinos

No existe un tratamiento como tal para el albinismo. Eso sí, podemos tomar algunas precauciones que nos vendrán muy bien a nosotros y también a nuestro can. Por ejemplo:

Podemos buscar juguetes que emitan sonidos (y, sobre todo, sean seguros). Si tiene visión pobre le estaremos ayudando y nos lo agradecerá.

Asimismo, no es aconsejable que tengamos demasiadas cosas tiradas por casa. Es decir, conviene tener el hogar lo más ordenado posible, sin cambiar los muebles con frecuencia para que el perro albino consiga ubicarse y sentir su casa como el hogar seguro que debe ser.

Hay unos aparatos que podemos comprarle para reducir la iluminación que reciben sus ojos. Son unos anteojos especiales que se conocen como Doggles y reducen la radiación solar. Se lo quitaremos por la noche. Y tampoco es conveniente que lo lleve todo el tiempo. Elegiremos los momentos que consideremos más necesarios.

Podemos ponerle una crema de protección solar cuando esté fuera o ropa ligera que no le cause excesivo calor. Y ¡cuidado con los champús que utilicemos para ellos! Deberán ser especiales ya que tienen una piel muy sensible, como apuntábamos.

DÉJANOS UN COMENTARIO